Román Eguía. Gabinetes de Exploración

Noviembre 2013 a Enero 2014

El Museo Arocena se enorgullece en presentar la exposición individual de Román Eguía, primera monográfica dedicada a un artista lagunero que por su trayectoria y particular visión artística ha prosperado de manera local, nacional e internacional, colocando temas propios de la región lagunera en el escenario de la gráfica global.

La presente muestra busca reforzar nuestro compromiso con la comunidad artística de la Comarca Lagunera, en donde la tradición del grabado –particularmente- ha alcanzado muchas de las actividades culturales en esta región.

Esperando que disfruten de esta exposición, les damos la más cordial bienvenida a recorrerla.

Módulos temáticos de la exhibición

Durante la época de las grandes exploraciones transatlánticas, una gran cantidad de personas motivadas por el asombro de encontrarse con especímenes y objetos nunca antes vistos, se dedicaron a dibujarlos y coleccionarlos, conformando con ellos los gabinetes de maravillas o de exploración. A través de la obra de Román Eguía observamos con el mismo espíritu viajero de quien se enfrenta por primera vez a un mundo extraño, estructuras físicas y simbólicas en objetos de uso cotidiano.

1. Gabinete Fantástico

Las obras reunidas en este peculiar gabinete constituyen una muestra de la exploración de mundos fantásticos en donde la narrativa cobra un papel esencial, convirtiéndose en ilustraciones testimoniales de mundos que no existen.

Cuatro cuentos cortos

Un antílope, un pez, un ave y un árbol son los personajes que Román Eguía elige para transmitir cuatro moralejas a su hijo recién nacido. La relación entre la simbología utilizada y los lemas centrales en cada una de las obras narran un mensaje de múltiples significados que cada espectador reconstruye de manera diferente, incluyéndose de manera inevitable en el universo fantástico que el autor propone como un cuestionamiento de nuestra actividad cotidiana.

Carpe Diem

La locución latina para la frase aprovecha el día, es el tema central de la construcción simbólica de esta pieza. Concebida originalmente como un libro de artista, y debido a su gran formato, el autor remite a los libros de coro medievales, a la vez que introduce al espectador en un ‘gran cuento’ con un amplio espectro de niveles de lectura.

Saamarkundá

Las diez piezas que conforman esta serie se integran al mundo fantástico ideado por Leopoldo López en su novela 'Saamarkundá', un viaje al mundo subterráneo. Los grabados constituyen el primer acercamiento de Román Eguía a la ilustración.

2. Gabinete del silencio

La exploración de Román Eguía sobre las estructuras de aves, cuernos y ramas actualiza el concepto de naturaleza muerta y reflexiona sobre los simbolismos que subyacen tras los objetos y animales cotidianos.

Libro de aves

Para el artista, existe una profunda relación entre las plumas de un ave, las hojas de un árbol y las escamas de un pez. Román Eguía sigue este proceso de exploración visual para tomar como centro la estructura natural de los objetos y recrearla en precisas líneas de construcción casi arquitectónica.

Las horas / Silencio

El estatismo de los elementos descritos en estas dos series es una exploración profunda que se recrea en la falta de argumentos explicativos. Son líneas hechas expresamente para ser observadas en detalle sin una mediación de carácter racional, obligando al espectador a repetir el proceso de construcción que siguió el artista.

3. Gabinete del desierto

El desierto lagunero es uno de los puntos de partida más importantes para el grabador lagunero. A través de la descripción de ramas, piedras y huesos, Román hace una radiografía del peculiar paisaje, real y simbólico, de la Comarca Lagunera.

Raices, piedras y huesos

La descripción desornamentada de los elementos que comúnmente se encuentran en el desierto coahuilense, es un reflejo fiel del aislamiento que provoca el extremoso espacio de la región. Así, cada uno de los objetos retratados se convierte en pequeños universos que motivan a reinterpretarse.

4. Gabinete interior

La obra más reciente de Román Eguía constituye un giro sobre sí mismo, exploración de temáticas profundamente personales que el autor describe con minuciosidad y sentido académico, en una íntima muestra objetiva de los temas más subjetivos posibles.

Construcción de la memoria

Así como las plumas construyen aves; las hojas edifican árboles y las escamas conforman peces, los recuerdos son la materia con la que Román Eguía decide erigir una de sus series más personales, a través de la exploración íntima de la manera en que construimos nuestra memoria.

Don Jesús

Un retrato no es solamente un tránsito visual de la realidad al espacio gráfico, sino que también necesita capturar uno de los aspectos más etéreos de una persona: su identidad. En Don Jesús, Eguía transmite no solamente la personalidad de un individuo sino que la extrapola a la de un habitante del desierto, recreando así el espacio ambiguo del oriundo lagunero.

5. Taller de grabado

Los orígenes de la producción de Román Eguía los podemos encontrar en el taller ‘El Chanate’, espacio que con esfuerzo ha abierto numerosos caminos al talento local. En esta recreación de un taller de grabado es palpable el proceso seguido desde la imaginación del artista hasta su configuración visual en el papel impreso.

Román Eguía. Declaración del artista sobre su trabajo:

 “Mi obra es la representación exacta y detallada de objetos reales o imaginarios. Por medio del dibujo académico expongo la estructura, fragilidad y relación tanto compositiva como simbólica de los objetos, así como su interacción con otros elementos. Creo imágenes que retoman el espíritu de las ilustraciones de los antiguos libros de ciencia, en los cuales la descripción naturalista está compuesta de elementos estéticos y ornamentales. En este sentido, traslado y amplío la intención de objetos de uso común, replanteando su función en diversos contextos, dando lugar a un mundo alternativo a la mente y los sentidos. Las estructuras y elementos solitarios que se representan de manera autónoma, ocupan buena parte de mi producción; consecuencia de un análisis profundo a través de la observación y apropiación de imágenes, recreándolas de tal forma que pueden ser o no parte de una serie. Análisis tanto sensorial, por la forma en que se captura la esencia, color, olor, forma, textura, etcétera; así como racional por la ejecución de la técnica.”

  • Mano del grabador, 2013. 2013. Aguafuerte sobre papel. Colección del autor.
  • Noa, 2011. Aguafuerte sobre papel. Serie Raíces, piedras y huesos. Colección del autor.
  • Retrato, 2012. Aguaguerte, aguatinta y gofrado sobre papel. Colección del autor.
  • Construcción de la memoria XIV, 2013. Aguafuerte y gofrado sobre papel. Serie "Construcción de la memoria". Colección del autor.
  • Tarog, 2011. Aguafuerte y aguatinta sobre papel. Serie Saamarkundá / Libro ilustrado. Colección del autor.

Toda la información sobre Gabinetes de Exploración

Da clic en la imagen para leer el dossier de la exposición.

Copyright © 2016 Museo Arocena Powered by CROMART